Características

Las personas con TEA son diagnosticadas en sus primeros años de vida por
presentar una serie de características en su conducta que los diferencian del niño
y de la niña con desarrollo “normal”. Estas alteraciones pueden oscilar desde la
conducta solitaria e indiferente, hasta una aceptación pasiva de los demás, aunque
con importantes dificultades para iniciar y mantener las relaciones, compartir
intereses y desarrollar interacciones recíprocas

  • El niño autista tiene una mirada que no mira, pero que traspasa.
  •  En el lactante, se suele observar un balbuceo monótono del sonido, un balbuceo tardío y una falta de contacto con su entorno, así como un lenguaje gestual.
  • En sus primeras inteacciones con los demás, lo primero que se detecta es que no sigue a la madre en sus intentos de comunicación y puede entretenerse con un objeto sin saber para qué sirve.
  •  En la etapa preescolar, el niño empieza a parecer extraño porque no habla. Le cuesta asumir el yo e identificar a los demás. No establece contacto con los demás de ninguna forma.
  • Estos niños autistas pueden presentar conductas agresivas, incluso para sí mismos.
  •  Otra característica del autismo es la tendencia a llevar a cabo actividades de poco alcance de manera repetitiva como dar vueltas o llevar a cabo movimientos rítmicos con su cuerpo (aletear con sus brazos).
  • Los autistas con un alto nivel funcional pueden repetir los anuncios comerciales de la televisión o llevar a cabo rituales complejos al acostarse a dormir.
  •  En la adolescencia, se dice que 1/3 de los autistas suelen sufrir ataques epilépticos, lo cual hace pensar en una causa de origen nervioso.
  • No reacciona cuando lo llaman por su nombre
  • No señala objetos de su interés para compartirlos con otros
  • No juega con situaciones imaginarias
  • No hay contacto visual, incluso puede evitarlo
  • Poco interés por sus iguales, suele jugar solo
  • Retraso en el lenguaje y el habla
  • Repeticiones de palabras y frases
  • Se irrita fácilmente delante con los cambios de rutina imprevistos
  • Alinea de objetos y los rueda de manera inusual y repetitiva, o quiere ver el mismo vídeo de principio a fin antes de irse a dormir no contestar a preguntas cuándo se espera que lo haga
  • No presta atención a otras personas
  • No juega de manera simbólica
  • No respeta la reciprodidad de los juegos
  • No comparte placer
  • Estereotipias o manierismos de manos y dedos, sobretodo cuando esta muy contento
  • No sonríe al adulto por el mero hecho de sonreír (sonrisa social)
  • Solo se acercan a los padres cuando necesitan algo (es una relación instrumental)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s